Publicidad | Vea su anuncio aquí

El Standard & Poors dio su peor calificación crediticia a California

Arnold Schwarzenegger

Arnold Schwarzenegger - Getty Images

La razón: El nuevo déficit fiscal

SAN DIEGO, California - La calificadora Standard & Poors dio esta semana a California su peor calificación crediticia para estados, debido a un nuevo déficit de unos $21 mil millones de dólares, registrado un trimestre después que anunció haber conjurado su crisis financiera.

Un comunicado de la firma dijo que su decisión de reducir el crédito a California a la categoría "A-", o "A menos", se basa en observaciones del déficit y señalamientos de funcionarios estatales.

California tiene un índice de desempleo del 12.2 por ciento, el cuarto más alto de Estados Unidos.

Además, debido a la crisis hipotecaria, el estado registra un embargo de vivienda cada 90 segundos, según cálculos legislativos.

Uno de cada cuatro embargos en el país ocurre actualmente en California, lo que repercute en la situación en bienes raíces al impactar a la baja los ingresos estatales de impuestos.

Standard & Poors dijo que modificó la clasificación crediticia de California porque el estado busca conseguir del gobierno federal unos $8,900 millones de dólares para balancear el actual déficit.

La declaración de la firma es un revés para el gobernador Arnold Schwarzenegger, quien el domingo demandó que la administración del presidente Barack Obama repusiera a California gastos que realizó el estado durante el periodo de gobierno del ex presidente George Bush.

Schwarzenegger amenazó en programas televisivos con desparecer primero un programa de salud para un millón de niños y un plan de ayuda a madres solteras desempleadas.

El lunes en conferencia declaró que entregará a la administración Obama unos 19 mil indocumentados en el sistema correccional californiano si el gobierno federal falla en reponerles gastos por mantener esa población en prisiones.

S&P mencionó literalmente que cambia la clasificación crediticia porque California quiere balancear su déficit con "una creciente reposición de fondos federales y una reducción de obligaciones de gasto ante el gobierno federal.

En ambos procedimientos, el estado carece de control alguno.

Por ejemplo, cada vez que el estado ayuda a un niño, en salud o educación pública, a una madre soltera o invierte en castigar a un indocumentado, el gobierno federal otorga un aporte proporcional de esos desembolsos.

No obstante, California no puede imponer a la administración Obama las cantidades o plazos para reposiciones.

Este miércoles la Oficina de Analisis Legislativo y el contralor John Chiang habían advertido al gobernador Schwarzenegger por separado y antes de la decisión de S&P que no tratara de balancear el déficit con imposiciones a la administración Obama.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí